En ocasiones, los medios de comunicación se hacen eco de algunas historias de personas que han terminado acumulando grandes deudas tras haber pedido prestadas pequeñas cantidades de dinero. Por lo general, la conclusión que suele extraer la audiencia es que los mini créditos son un producto peligroso que puede hacerte caer en bancarrota.

Esta percepción es absolutamente errónea, y la mejor prueba son los miles de mini créditos que se solicitan y se devuelven sin el menor problema. Cuando ocurren este tipo de casos, más que por contratar un producto abusivo, la problemática viene por haber hecho un mal uso del mismo.

Para que un producto como los mini créditos, diseñado para ser una solución, no se convierta en un dolor de cabeza, aquí van unas sencillas pautas a modo de guía para su correcta utilización.

  • No pidas un minicrédito si sabes que no podrás devolverlo: por muy urgente que sea tu necesidad de dinero, lo único que harás es terminar de agrandar el problema. En un mes tendrás la misma deuda más los correspondientes intereses de demora.
  • No los conviertas en tu fuente de financiación regular: hay personas que por tener vedado el acceso al crédito, emplean los mini créditos como forma de financiación, Este producto no se realizó con esa intención, tiene unos costes, y a la larga, te saldrá demasiado caro.
  • Empléalos preferentemente para solventar situaciones urgentes: aunque ninguna empresa te va a preguntar para qué vas a utilizar el dinero, siempre es mejor que el uso que le des a los mini créditos es aquel para el que está pensado. Por supuesto, puedes darte un capricho de forma ocasional, pero la idea es que este dinero te sirva para solucionar problemas que, de no ser resueltos inmediatamente, causarían un perjuicio grave.
  • Aprende a usar los mini créditos de forma inteligente: aunque sean un producto con intereses más elevados que un préstamo tradicional, su agilidad es una ventaja que puedes aprovechar en determinadas ocasiones: para aprovechar ofertas rebajadas por tiempo limitado, para reducir el coste de una multa por pronto pago…

Como puedes ver, son consejos que resultan de sentido común. Pero desgraciadamente, aún hay quien no lo aplica en sus finanzas y eso termina por pagarse muy caro. Ya lo sabes, los mini créditos no son un producto de riesgo. El peligro es el mal uso que puedas hacer de ellos.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com