Poco importa que estés trabajando. Hoy en día, un sueldo da escasamente para sobrevivir y pagar los gastos imprescindibles de la casa y tu manutención. El resultado es que casi nadie tiene margen de maniobra, porque los sueldos no dan para ahorrar, y cuando se presenta una necesidad extraordinaria o un gasto no previsto, toca pedir un adelanto.

Pero un adelanto de tu sueldo no va a solucionarte más que ese problema puntual, y cuando se presente otra situación extraordinaria, tendrás que recurrir a la misma fórmula.

¿Has pensado en la sensación que transmites a tu empresa cuando al cabo del año has tenido que recurrir a varios adelantos de sueldo?

Si tus superiores tienen la idea de que eres una persona poco organizada o nada cuidadosa con el dinero, esa percepción no va a ayudarte de cara a una hipotética mejora laboral en el futuro.

Lo mejor es que dejes a tu empresa al margen de tus problemas económicos y recurras a quien se dedica a dar respuesta a estas cuestiones sin juzgarte. Una empresa de microcréditos.

Es cierto, los microcréditos tienen un coste, y un adelanto de tu sueldo no. Pero, ¿conoces el coste de los microcréditos a corto plazo?

A veces sólo necesitas poder llegar de forma desahogada a la última semana del mes, por lo que pedir uno de estos microcréditos puede ayudarte a conseguirlo sin que el coste sea muy elevado.

En Préstamosahora el precio de los microcréditos va unido al del tiempo en que se tenga posesión del capital, por lo que devolver un préstamo de una semana de duración tiene un coste totalmente asumible. Basta con solicitarlo, disponer del dinero de manera inmediata, y pasar esa semana final de mes sin apuros. Una vez cobres tu nómina, liquidas la cantidad total y asunto resuelto.

Nadie te va a preguntar en qué empleaste el dinero. Ni tampoco nadie va a pensar que eres una persona que no tiene capacidad de administrarse. En Préstamosahora sabemos que todos, en un momento u otro, podemos pasar por situaciones difíciles, y por eso nos dedicamos al negocio de los microcréditos. Porque es un placer estar ahí para arrimar el hombro cuando alguien nos necesita.

Y por cierto. ¡Para pedir microcréditos no necesitas siquiera tener una nómina! Si eres jubilado o cobras una prestación, también podemos ayudarte en momentos de apuro con nuestros microcréditos.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com